Datos personales

Mi foto
Soy una perra mestiza. No creo en las razas, si en las especies. Y en las especias...porque yo soy especial.

lunes, 30 de agosto de 2010

Cuento


Érase una vez un hombre que escribía los cuentos al revés: "Y colorín colorado..."

10 comentarios:

Alfonso dijo...

¡Pues qué guay empezar un cuento comiendo perdices! XD
(aunque maldita la gracia que le harían a las aves, pero ya se sabe que en los cuentos, siempre hay alguien que sale perdiendo, por lo menos en los de Andersen jj)

Laura dijo...

Bueno, pues mejor el colorín colorado este cuento se ha acabado ¿no Alfonso? así dejamos a las perdices felices...jajjaja

Arantza G. dijo...

Pero es que los cuentos siguen....¿qué pasó con Balancanieves y el príncipe? y a Bella? Y a los tres cerditos? ¿volvieron a hacer más casitas pero de hormigón? Todo continúa... o eso prefiero pensar.
Muchos besos y uno muy suavecito para Elvira

Laura dijo...

Claro Arantza, eso es lo que pretendía con este microrrelato: indagar con el después del colorín colorado... ¡Um, me encanta que me captes a la primera!
Besos para ti también...

Liliana G. dijo...

El hombre era un precursor, entonces :)

Buena idea, muy buena, de este modo los niños no deberán esperar el final...

(¿Practicando?) :))

Besos mil, amorosa.

Ecasper dijo...

¡Ese es Benjamin Button! :)

Laura dijo...

Liliana, claro, claro, practicando...jajja...mejor inventar un cuento empezando por el final...jjaja

Laura dijo...

Ecasper, vaya, no habíame acordado yo de ese personaje! jajj

Marga Fuentes dijo...

Laurita, tienes mucho salero.
Gracias por tu comentario en mi blog.
Un beso enorme y un abrazo que te llegue,

Laura dijo...

Claro que me llega Marga, claro que si.