Datos personales

Mi foto
Soy una perra mestiza. No creo en las razas, si en las especies. Y en las especias...porque yo soy especial.

sábado, 15 de noviembre de 2008

Comerás huevos




Lo supe en el primer instante que tuve conciencia ¿O debo decir consciencia? De mi misma.

No es lo mismo. Parece igual. Solo parece. Tú siempre estabas allí. Como la comida de cada día. Como el aire que, sin saberlo, respiraba cada segundo. Tan de costumbre que se convierte en rutina y no te detienes a reflexionar. Una presencia continua, constante. Y yo quería volar.

Volar tan lejos como me lo permitieran mis zapatos nuevos. Que duelen. Que hacen rozaduras. Que te gustan. Que te aprietan. Que tardas tanto en hacerlos tuyos que cuando dejas de sentirlos y subes un palmo del suelo resulta que tienen un agujero en la suela y las costuras reventadas. Y tienes que estrenar otros. No siempre con la misma ilusión. A veces tan solo por pura necesidad de no caminar descalza.

Y no tenía que mirar a ningún lado porque allí estabas tú. Siempre, siempre tu. Cantando las verdades del barquero. Las que precisamente no quería escuchar. Las verdades.

Y te gritaba a voces “¡Déjame en paz!”, como si estar contigo me diera derecho a hacerte daño. Como si en realidad creyese de veras que me dejarías. Sabiendo que a pesar de todo terminarías dejándome a solas. Pero con paz.

Entonces yo crecía porque tenía un suelo que pisar descalza, sin pincharme. Me crecía creyéndome grande. Porque tú te hacías invisible. Tan de costumbre que se convierte en rutina. Una presencia constante, continua. 

Lo supe en el primer instante que tuve conciencia ¿O debo decir consciencia? De mi misma. 

Lo supe. Lo sé. 

Ahora, la madre, soy yo.

7 comentarios:

Alfonso dijo...

Yo me he llevado tanto tiempo consciente de que era un insconciente que ... :(

Gu1ta dijo...

hija... y a mi me ha agarrado tan desprevenida todo, que a veces logro darme cuenta que me ha tocado... y yo tambien soy la mamá...
qué difícil..

yoyoyo dijo...

Mi padre dice mucho esa frase: cuando seas padre comerás huevos.

marfer dijo...

BUFFFFFFFFFFFFFFF!!!!!!
Cada día describes sentimientos mas profundos!, pero me gusta, sigue asi meiga!
Bicos

eva dijo...

aun no me ha tocado "comer huevos" el día que me toqué me pillará desprevenida, como a todos. Besitos

Ecasper dijo...

Dios... *.*

Qué genial eres *.*

Laura dijo...

Alfonso, nunca es tarde si la dicha es buena.

Claro que nos pilla desprevenidas Gu1ta, no se dan cursos para aprender a ser padres. Ahí radica el encanto de serlo.

Yoyoyo, claro, por eso le he puesto ese título porque mis padres siempre me han dicho eso mismo: cuando seas madre comerás huevos...y empachada que estoy jjajja...

Marfer, tu también conoces esa sensación ¿verdad?

Eva, cuando los hijos son deseados, los huevos se comen la mar de agusto...jjajaj...

Ecasper, me ruborizas con tus comentarios...me lo voy a terminar creyendo jjajajjj...