Datos personales

Mi foto
Soy una perra mestiza. No creo en las razas, si en las especies. Y en las especias...porque yo soy especial.

domingo, 14 de diciembre de 2008

Chinchetas en los zapatos


Caminaba como si tuviera chinquetas en los zapatos. ¡Deprisa, deprisa cochero, que no llego! Pero siempre iba a pie, sentía que si se movía por su propio motor probablemente no llegara antes, pero llegaría a su destino. Ese que sabía estaba en alguna parte. Porque había leído tantos cuentos que llegó a creerse que los sueños se hacen realidad.
La vida empieza justo cuando descubres que tienes que sacarle el bajo de los dobladillos a los pantalones. En el preciso momento en el que aprendes que la noche es algo más que el momento del día para dormir. Cuando has escrito un poema de amor y una canción desesperada.
En un instante ocurren tantas cosas que no merece la pena correr tanto. Pero eso lo descubres al ver el autobús como dobla la esquina sin esperarte. Y te das cuenta que de nada sirve el zapatazo de coraje que acabas de dar en el suelo porque no lo has visto, pero había un charco bien grande, y, a fin de cuentas tendrás que ir andando con el frío subiéndote por la pantorrilla desde la punta de tu dedo gordo.
Suele ocurrir que por el camino encuentras gente que va en coche y no te lleva. Que saluda y no se para a hablar contigo. Otros cambian de acera. Dices “qué más da” y sigues avanzando. Otro deja una mancha de aceite allí por donde tienes que pisar, mientras derrapa por tu lado a toda velocidad en su motocicleta, sin darte tiempo a reaccionar. Resbalas pero no llegas a caerte. Es como una danza imposible de tus piernas en perfecta descoordinación con el resto de tu cuerpo. Pero no llegas a caerte. Y el corazón como un reloj acelerado te recuerda, cual Conejo Blanco, que vas tarde.
La vida empieza justo cuando dejan de importante los dobladillos de los pantalones. Cuando deseas con todas tus fuerzas que llegue la noche más pronto que cualquier día de invierno. Cuando solo escribes canciones desesperadas por escribir un poema de amor.
Cuando llegas ya no sabes qué hora es. Tienes el pelo mojado y el alma chorreando. Sin embargo te das cuenta que al otro lado alguien te mira a través de la lluvia y te sonríe como si siempre hubiera estado allí esperándote con el paraguas en la mano.

19 comentarios:

Arantza G. dijo...

La vida es una carrera de fondo y no importan los tropiezos, al final está la meta.
Un beso.

zoe dijo...

la vida es lo que es y lo que cada cual se va forjando, y al final del viaje la vida sigue siendo... nos queda aún tanto por aprender de la vida...

MONICA dijo...

Preciosas letras, me ha encantado leer tu texto esta tarde de domingo.
te paso el link de Mixwit, he sido torpe para hacerlo, pero finalmente salió. http://www.mixwit.com/
besitos

VIVIR dijo...

En realidad siempre necesitamos que haya alguien con ese paraguas mirandono al final de trayecto...

Pero esperandonos como nos lo imaginamos... con un pan bajo del brazo....

UN BESO

Alfonso dijo...

Cuando empecé a leer el texto, se me vino la imagen del Conejo y el reloj. Luego me alegré de que apareciera, porque para mí es el símbolo de la prisa, del llegar tarde a algo. A algo sin nombre.
Alicia en el País de las Maravillas, me dejó fascinado cuando lo leí, ya mayorcito, aunque yo le llamaría el País de las Pesadillas.
Ese conejo...
Has hecho un curriculum vitae perfecto la vida es así. Prisa, tantas prisas para no llegar a ninguna parte, sin darnos cuenta de que alguien, iba a nuestro lado acompañándonos. Y cuando nos damos cuenta de eso, para qué correr... la vida, se para, y es cuando se empieza a vivir de verdad :)

Laura dijo...

Aratza, mi abuela, que era muy sabia, siempre decía: tropezar y no caer, adelantar camino es.

Zoe, la vida es un contínuo aprendizaje, pobre de aquel que cree que ya lo sabe todo. Está muerto.

Mónica, no quieras saber quien es la persona más torpe del planeta frente a un ordenador...¡soy yo!

Vivir, incluso te digo que el pan debajo del brazo no es necesario si lo amasamos juntos. De verdad.

Alfonso, yo de Alicia solo sabía lo que había visto en la película de Disney, pero de mayor me leí el libro de Lewis Carrol, incluso fuí a Oxford para conocer la Universidad donde impartía clases de matemáticas...es un libro fascinante, no es un cuento para niños...me encanta el Conejo Blanco, me encanta el Sombrerero Loco y sin lugar a dudas adoro al Gato de Shesire.

eva dijo...

cuantas verdades has dicho.
Un besito guapa

Leyendas dijo...

yo prefiero ver el vaso medio lleno y, aunque la vida puede ser muy dura a veces, pienso que nosotros mismos somos los culpables de todo lo que nos pasa. El mundo o la vida que a menudo personificamos ("lo que me ha hecho la vida") como si fuera un ente físico, lo hacen las personas; la tierra -aunque tiene sus movimientos- siempre está quieta, esperando que hagamos algo.

Laura dijo...

Eva, no sé si serán grandes verdades, lo que si sé es que yo no miento nunca jjaja...soy tan despistada que enseguida me pillarían...

Leyendas, por supuesto, el vaso siempre medio lleno...la vida no nos hace nada, estoy de acuerdo, se lo hacemos nosotros...pero a veces el miedo nos paraliza y nos coloca una cinta en los ojos que no nos permite ver, ni sentir...

Nerina Thomas dijo...

Ya aprendí que no vale la pena correr, que debe disfrutarse minuto a minuto. Que a veces, cuando se pierde el ómnibus es por algo.
Me vino a la memoria, una enseñanza de un maestro sabio, como todos los maestros.
Había elegido ser sacerdote. Vivía en una isla de La India y él debía viajar a Londres a cursar su carrera. Sus padres, personas de trabajo hicieron muchos sacrificios para poder pagarles el viaje.
Llegó su día tan ansiado. Tardó 24 horas hasta llegar al aeropuerto más cercano. El avión había despegado.
Al regresar a su casa, ya pensando que Dios no quería fuese sacerdote.
Aceptó la situación, pues sabía que no iba a poder volver a adquirir su pasaje. Dejó sus cosas y se fue a acompañar a su padre, quien trabajaba en un tallercito atrás de su casa.
Escuchaban la radio, cuando en un momento trasmiten que el avión que él debia haber viajado se estrelló.
Todo es por algo. Estaba asistido, en realidad. Bendecido.
A los pocos días, la empresa aerea le reconoció su pasaje y pudo cumplir con la vocación elegida.
Había un paraguas que lo cobijaba.
un cariño dulce amiga!!

Laura dijo...

¡Qué historia tan bonita Nerina! si, yo digo que las cosas no ocurren por casualidad. Todo tiene su porque.

Miguel dijo...

Hola Laura:

Sí, sigo tú blog, me llamo la atención al ver a Laura en el avatar. Es una gran alegría saber que los perrillos que tenéis han sido rescatados de la calle. Sois todo un ejemplo a seguir, si la mayoría de la gente hiciese lo que vosotros no habría perros abandonados y los criadores se irían a la puñetera mierda.

Ya he visto que tienes un enlace a la protectora No Me Abandones de Jerez, a fin de cuentas estamos en el mismo “barco”: luchando por un mundo mejor para los animalillos abandonados.

He colocado un enlace a “No me Abandones”, está en la columna de la derecha en el apartado de “Protectoras”. Si quieres que lo ponga de otra forma sólo tienes que decirlo. Si es posible te pediría que pusieses un enlace en tú blog al nuestro, de la misma forma nosotros te pondríamos un enlace a tú blog en el apartado de “blogs que colaboran”.

Un saludo

Laura dijo...

Por supuesto Miguel. Ahora mismo.
Nosotros acabamos de publicar nuestro cuarto calendario y es una preciosidad...por cierto, los textos son mios jjaja...pero no, es un calendario muy bonito. Con eso nos ayudamos a seguir manteniendo la protectora y que a nuestros "niños" no les falte de nada.
Un beso perruno.

Miguel dijo...

Hola Laura:

Muchas gracias por enlazarnos, nosotros hemos hecho lo mismo con tú blog, está en el apartado de blogs que colaboran.
He visto las fotos del evento de la presentación del calendario, me alegra que haya sido un éxito. También he estado viendo los videos que pusisteis, que alegría el de los adoptados, bueno, y el otro. Lo que no he visto es ningún sitio donde se vea el calendario, quizás es que no se vende por Internet, no?

Un saludo

Laura dijo...

Ah, pues no lo sé...yo me voy a enterar ¿vale? en casa tengo cincuenta para vender pero creo que el envío sale más caro que lo que cuesta el calendario jajja...no tengo ni idea, se lo preguntaré a los compis...
Hay enlaces vuestros que no puedo ver y no porque no me salgan en el ordenador sino porque son terribles, porque me pongo mala de ver lo que somos capaces de hacer los humanos con los animales...veo las caritas de Bruno y de Laura tan, tan...tan todo, que es que no me cabe en la cabeza...
Gracias por preocuparos, en la presentación del calendario, que la hice yo, dije que me encantaría que el año que viene no estuviesemos ninguno de los que estabamos allí, sería señal que no habría más perros abandonados...
En fin... utopías amigo.

Miguel dijo...

Hola Laura:

Te comentaba lo de los calendarios por ponértelo en el blog, pero claro seguramente será como tú dices, que sale más caro el envió que lo que vale en sí el calendario. De todos los modos ya me dirás.

Ojala se cumpliera esa utopía y no hiciese falta que estuviésemos llevando esta “lucha” a favor de los animales abandonados y maltratados…

Un saludo

Laura dijo...

Estamos de acuerdo Miguel, fíjate que en mi casa, Laura, escribe un blog jjajja...

Patricia dijo...

Amiga:
Me uno a tu mision por los perritos, no lo sabia pero por el comentario de Miguel acabo de enterarme, te coloco un enlace en mi blog porque no quiero perder tu rastro y tu gran mision!
tu post me gusto mucho...no es el destino final lo que importa pero la travesia....y eso se vive dia a dia....por eso debemos vivirlo plenamente,
un beso!

Laura dijo...

Gracias Patricia, gracias a todos...