Datos personales

Mi foto
Soy una perra mestiza. No creo en las razas, si en las especies. Y en las especias...porque yo soy especial.

domingo, 7 de junio de 2009

Con la boca pequeña





No basta con plantarse de frente componiendo una bonita sonrisa. Eso no cuenta cuando nos pasamos la vida jugando a todo o nada. A hacer como si no existiera, a pretender que no existe.
Es tan cómodo saber que somos la parte que parte de un secreto. Secreto a dos voces, la tuya y la mía. Las que nos niegan pero no reniegan. Las que no son capaces de decir que si y que qué. Si y qué. Y qué si nos miran. Y qué si nos ven. Y qué de los demás. ¿Qué demás cuándo nadie más lo sabe? Benditos incautos nosotros. No es suficiente decir que te recuerdo. No es suficiente decir que piensas en mí. Y sin embargo qué felices vivimos en la ignorancia de creer que nos sobra y basta con saberlo nosotros.
Miento si te digo no puedo estar sin ti. Porque siempre he estado sin ti. Porque jamás estabas en mis vacíos. Jamás en mis ausencias. Jamás le diste un guantazo en toda la cara a mi soledad. Y siempre en mi pensamiento, aporreando la puerta cerrada para poder entrar, y quedarte. Porque yo la abría despacito, para no despertar a nadie.
Entonces me pregunto por qué de pronto oigo tu voz y se me descompone el alma. Se rompen los esquemas, si los hubiera o hubiese habido. Se concentra toda la sangre entre mis dedos. Salta mi estómago subiendo hasta la boca haciéndome cosquillas entre los huesos. Haciéndome reír así sin más. ¿Porque me hace feliz tu sola presencia? ¿Porque no me importaría romper las reglas en una ocasión siquiera?
Con la boca pequeña digo que te vayas mientras todo mi cuerpo grita quédate. Quisiera maldecir el día aquel que nos cruzamos. Pero hasta mi odio, si lo hubiera o hubiese habido, sería el odio maldito que jamás se acaba.
Qué fácil es hablar de otros. Qué fácil imponer una ley que no aprobaría ningún miembro del gobierno. Del que manda en el alma. Esa a la que constantemente estamos tapándole la boca. Acunándola como a una niña pequeña para que se quede dormida. Es como si todos en sus manos, guardasen escondida la primera piedra. Porque están libres del pecado de amar y ser amados.
Mientras, no nos queda otra, dejar que pase el tiempo jugando al todo o nada. A hacer como si no existiera. A pretender que no existe.

22 comentarios:

Anónimo dijo...

A mi también se me descompone el alma... y mas cuando veo sonrisas falsas... esas sonrisas que se creen que los demás nos chupamos el dedo... ¿verdad...??? hay que darle tiempo al tiempo sobrina...

¡La vida es bonita y fea a la vez!

¿Vamos a quedarnos con la bonita..?

Dicen que con lo bonito no se come y con lo feo se te quitan las ganas....

JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA

UN BESO LAURITA...


¡no se porque no me sale abajo para poner vivir!!! es igual

El tito Juan

Alfonso dijo...

Yo tuve un tiempo así, en que todo era secreto, y además, mentira.
Sólo en mis sueños existían las realidades. Aunque la verdad era aplastante.
Daba lecciones a los demás. Me pedían consejos porque ¡yo lo hacía tan bien todo!
Aunque cuando me acostaba por las noches, sabía que todo era mentira.
Tres años tardé en aprender a decir dos letras.
NO.
Entonces gané la partida, y puedo dar consejos, sin sonrojarme.

Laura dijo...

Vivir, por supuesto Tito Juan que nos quedamos con la bonita.
Por cierto, yo si que me chupo el dedo (y tu también que lo sé de primera mano) cuando nos comemos esos molletes de carne mechá ¿que no? jajjajaj
¡Qué grande eres tito!

Laura dijo...

Alfonso, ¿sabes qué te digo? que enhorabuena por haber aprendido a decir NO. No importa el tiempo que has tardado en aprenderlo, al final lo has conseguido.
Un beso enorrrrrrme.

emigrante dijo...

dentro de 7 días, a las 20.00, te buscaré en el centro de nuestra ciudad.

y te encontraré.

Yaiza dijo...

Pienso que todo lo que se lleve en secreto, no puede traer nada bueno a la larga, te lo digo por experiencia.
Al final se sufre.
A mi me gusta hacer las cosas por delante, y me da igual si a ese no le parece bien o al otro, en mi vida mando yo.
A mi me importa poco el qué dirán. Eso pasó a la historia.

Un besito guapa.

Arantza G. dijo...

Que difícil es soltar los secretos cuando sabes a ciencia cierta que van a doler, porque los secretos en el amor...duelen.
Un beso cielo.
Perdona mi ausencia, ya estoy otra vez a pie de cañón.

El Capitán Escarlata dijo...

Parece, mi Señora, que Laura se está haciendo mayor,... cosas de la vida.

Expresiones vitales varias.

MONICA dijo...

Hola Laura!!, conmovedor post, me quedo sin palabras. Estaré unas semanas desconectada, pero volveré pronto. Un abrazo

emevecita dijo...

Me quedé muy conmovida también por este post tuyo... cuando -además- me está tocando vivir algo similar...
Un besote y gracias por tanta sensibilidad...

Angie dijo...

OJUUUÚ...Si no te importa, prefiero quedarme en silencio...

Besos. Angie.

Arwen dijo...

A mi no me gustan los secretos...pero esta entrada parece que va mas alla de las mentiras y secretos..si necesitas una amiga en mi perfil esta mi msn preciosa....besitosss a montones

Moncho López dijo...

La vida sin secretos, sin misterios, no tiene gracia. Ser parte de un secreto es como ser el talón de Aquiles de un inquisidor... un daño oculto en la superestructura del "todo está bien."
Me gusta ser el hombre de gris que nadie sabe a dónde va, ni de dónde viene, ni siquiera si he estado allí.
Ciao compi.

Laura dijo...

emigrante, allí estaré.

Laura dijo...

Yaiza, totalmente de acuerdo contigo: de frente y por derecho, como decimos por aquí.
Un besazo.

Laura dijo...

Arantza, bienvenida y tranquila...aquí vamos y venimos según el puñetero tiempo nos deje.
Un besote.

Laura dijo...

¡Mi Capitan! Es que Laura tiene ya una edad...jjajjaj

Laura dijo...

Mónica, yo más que desconectada ando descolocada de tanto trabajo...¡quiero vacacionesssss!!! jjajjajj.

Laura dijo...

emevecita, ¿te pillé sensible pues?
Un beso enoooooorme.

Laura dijo...

Angie, a veces los silencios dicen mucho más que las palabras.
Besos miles.

Laura dijo...

Arwen, gracias tesoro...si, te escribiré, pero no te creas todo lo que se escribe. Me explico: todo no tiene por qué ser autobiográfico. Puede ser la historia de otra persona que me han contado, puedo habermelo imaginado, puedo haberlo vivido...o imaginado.

Laura dijo...

Moncho, Çest magnifique!