Datos personales

Mi foto
Soy una perra mestiza. No creo en las razas, si en las especies. Y en las especias...porque yo soy especial.

domingo, 8 de febrero de 2009

... si la dicha es buena




En la estación de trenes siempre hay alguien que no es de aquí.

Lo sé porque camina como si quisiera pasar desapercibido. Con una seguridad impropia del que se siente en territorio particular. Ni mira, ni contempla. Ni se fija en horarios o anuncios. Para imprimir confianza. Para imprimirse confianza. En la mayoría de las ocasiones coge un taxi, si es que se ha bajado de un tren de medio o largo recorrido. Si es un cercanías, es que viene a trabajar o estudiar. Rara vez se coge el tren para visitar una ciudad y pasearla. A no ser que sea extranjero, que no es el caso. Porque los extranjeros no necesitan decir que son de fuera. Lo son a todas luces. Y a todas sombras.

A la hora de llegar, si hay que esperar, se hace el interesante. Suele llevar periódico o libro para distraerse. O para que nadie le distraiga. Otros se embullen en su burbuja musical aderezada por unos auriculares minúsculos que les desconectan de cualquier otra manifestación de vida que aparezca en su entorno inmediato. 

Yo prefiero dormir. Sentarme y dormir. Como si de una abdución se tratara. No hay nada que me lo impida. Nada que no sea ir cerrando los ojos poco a poco y dejarme atrapar por el sopor placentero que debe sentir el niño mientras su madre le acaricia la mano en la cuna. Los párpados se vuelven de plomo y las conversaciones de los alrededores comienzan a cobrar vida en forma de letras primero, de colores que se mueven, imágenes después que van trenzando historias inconclusas. Las que se dan por sabidas. Las que nunca conocerás el desenlace por bajarse en la próxima parada. O por superar la fase REM. O porque no es lo suficientemente atrayente para que tu cerebro - el mío - le eleve a la categoría de sueño. En cualquier caso me duermo. Y como un resorte automático del mundo, abro los ojos antes de llegar a mi destino. Miro alrededor comprobando que nadie me observa, es seguro que he dado alguna que otra cabezada, incluso temo que hasta un ronquido. La desviación del tabique nasal, aunque imperceptible a simple vista, es lo que tiene, y me yergo en mi asiento alargando el cuello. Si, verdaderamente somos capsulitas herméticas. 

En la estación de trenes siempre hay alguien que no es de aquí. Tiene miedo de llegar tarde y tener que esperar ante la indiferencia de quienes le rodean. O volverse a su historia un día más. Para volver a correr y no perderlo de nuevo.

En la estación de trenes siempre hay alguien que no es de aquí. Yo soy la que sueña, la que imagina historias. Yo soy la que duerme.

17 comentarios:

Nerina Thomas dijo...

Belleza!!!
Tú y tu historia. Impecable como siempre.
Yo soy de la tuyas, duermo.
Te quiero amiga!! un mimo al alma!! pude, creo que pude enviar comentarios!! un abrazoo

Laura dijo...

Si Nerina, ha llegado perfecto.
Disfruta de Blas jjajaj...el otro día fue su santo.

Ecasper dijo...

¿Dónde estabas, que no te ví mientras me observabas?
Olvidaste, creo, hablar de la lluvia. Esa sí que te hace pasar desapercibida.

Las fotos, la mayoría son mías. Para identificarlas,tú fíjate en las que más te gusten. Pues esas no, las otras.

Jeje.

eva dijo...

Me has recordado que hoy me voy de vacaciones, en mi caso el avión. Besitos

Yaiza dijo...

Hola Laura, me has recordado la época en la que tenía que desplazarme a diario en metro, para ír a trabajar. Siempre dando cabezadas, y algun que otro sueñecito, y es cierto que automáticamente, me despertaba justo una parada antes de la mía, jeje.
Muchas gracias por comentar en mi entrada y contar tu experiencia. Ojala ellos sepan llevarlo así por el bien de mi sobrinita.
Un besito.

VIVIR dijo...

Me has llevado a un terreno que "casi" olvido con el paso del tiempo... la cantidad de aerupuertos ... estaciones de toda indole... esos "leñazos" (dormilonas) que me he pegado y cuando he despertado no sabia donde cojones estaba.... jajajajaja me has devuelto recuerdos y eso te lo agradezco...

¡ah! y aunque todo lo que escribes me gusta... (no soy falso)... este post es de lo mejor de lo mejor....

¿para cuando una concentración de "carne mechá"??????????

Como decia el gitano... primo ¡no puece ya!

jajajajajajajajaja

Un beso y un abrazo a Esteban

El Capitán Escarlata dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El Capitán Escarlata dijo...

Pero mi Señora,... realmente,... nadie es de aqui.

Expresiones extranjeras varias.

Dormir, tal vez soñar...

emigrante dijo...

uno es extranjero a los ojos habituados, y por ende inexpertos. sí, aunque suene raro, inexpertos.

¿qué hacer cuando te confunden con uno de los suyos? es como si naciera una mentira: ¿mantenerla o romperla?

Marga Fuentes dijo...

Precioso lo que has pensado y escrito. Me ha gustado mucho. Escribes muy bien, Laura.
Un abrazo con cariño.

Arantza G. dijo...

Soy de las que no se duerme en ningún viaje, sea por tierra o aire.
Para mí es una necesidad observar todo lo que me rodea. Empaparme bien de la gente y del paisaje.
Manías que tiene una...
Besitos viajeros.
Dentro de una semana, nos leemos.

Alfonso dijo...

Me encanta el tren; siempre que puedo lo pillo. Me descansa del coche, me permite mirar por la ventana y ver el paisaje como si fuera una película.
Ver llover es un placer desde el tren. Hace poco fui a Granada, en tren. Ya ves podía haber ido en coche, pero no.
Y ya no sólo es el placer, aunque hoy no hagan chacachacachá, sino la gente que encuentras. En los viajes cortos, cada cual se sienta en una silla lejos de los otros. Pero si te numeran, te toca alguien al lado, y normalmente son gente maravillosa y con mucho que contar.

Laura dijo...

Ecasper, ¿dónde iba a estar? pues durmiendo jjjajajj...
No he hablado de la lluvia porque precisamente la que hemos tenido estos días no te hacía pasar desapercibida...ha llovido a mares y con viento...jeje, precioso...es que me encanta la lluvia. Ah, y tus fotos me encantan todas que lo sepas...las de aquí también son todas mías...jajja...

Eva ¿de vacaciones? ¡qué bueno! disfruta.

Yaiza, los niños son lo primero siempre y el hecho de que un padre o una madre, o ambos, no hayan servido para la vida en pareja no quiere decir que no sean buenos padres.

Vivir, la concentración cuando tú quieras, esta semana estoy en Jerez hasta el miércoles...un beso.

Oh, mi Capitan, no sabía yo que erais el Príncipe de Dinamarca jajjaj....

Emigrante, pasar o fundirse. Permitir que se construya una mentira nunca.

Marga, con tu voz de fondo es difícil no escribir bien. Otro abrazo fuerte para ti.

Arantza, jajjaj... mi madre dice lo mismo que mira que dormirme jajajj...con la de cosas que hay que ver....jajjajj...pero es como si me inyectaran un somnífero en vena, caigo del tirón jajjajajj...

Alfonso, lo que dices es verdad, cuando se trata de un viaje largo siempre te toca alguien al lado...pues ¿sabes qué? siempre termino despertando en su hombro jjajjajja ¡es que cojo unas confianzas! jajjajjj

MONICA dijo...

Hola Laura!, me despisto un momento y me encuentro esta maravillosa historia y tambén la del letrero. Me ha encantado comenzar así la semana, y me alegra que te haya gustado la canción y el baile de Paul Simon. Muchas gracias por estar cerca. besitos y buena semana.

Paco Guerrero dijo...

no hay nada que me atraiga mas que una estacion de tren,o de barco(las de aviones son mas impersonales),asi que tu post me ha trasladado,a miles de personas anonimas,con mil historias en sus maletas.
un abrazo

Arwen dijo...

Hola Laura..yo seguro que si me duermo voy a parar lo menos a Galicia jajajaj me ha gustado la entrada muy relajante...un abrazo guapisimaaa

Leyendas dijo...

Veo que te están haciendo mella los carnavales de Cai, enn? jajajja! Describes bastante bien al viajero.
Personalmente, te diré que después de 3 años rulando de un lado para otro, yo soy de la que no me siento extraña en ningún sitio, puedo ser de cualquier parte y, sí, ya no pido permiso para cerrar los ojos, ellos se cierran solitos y de soñar nada, a dormir que estoy agotá!