Datos personales

Mi foto
Soy una perra mestiza. No creo en las razas, si en las especies. Y en las especias...porque yo soy especial.

domingo, 29 de marzo de 2009

Sophia y Philo



Había leído en alguna parte que hay que pensar lo que se dice y no decir lo que se piensa. Era una de estas máximas de algún sabio oriental de los que se retiran a las montañas para dedicarse a vivir del aire y de raíces de plantas que se me antojaban, cuanto menos, de esas que consiguen separar el cuerpo de la mente y les hacía filosofar durante horas y horas sin importarle el día, la noche, el sol o la lluvia. Eran sabios que habían conseguido conocerse como a la palma de su mano. Les importaba un rábano el resto del mundo porque habían conseguido comulgar con él en perfecta y pacífica armonía.
Pero el pasar de todo hace inevitable que el cobarde te admire y el envidioso te tema. Es por eso que a mi sabio le visitaban a diario legiones de perdidos que querían aprender de él y acudían en masa como borregos y mientras compartían infusiones y hierbas aromáticas volvían los ojos al cielo y se transfiguraban a modo de iluminados por la verdad verdadera. Mientras, el atrevido infiltrado interpretaba a su modo y manera las palabras del maestro para contarlas después en hipérbole absoluta totalmente tergiversadas. Daba igual porque los unos por idiotas, los otros por listos, lo cierto y verdad es que el gurú terminaba sus días fruto del martirio, la traición o el más absoluto de los ostracismos. Solo entonces comprendía que había que decir lo que se piensa después de haber pensado bien lo que se dice.
Y volvía a preguntarme, como una adolescente que despierta de sopetón ante la vida, qué era la libertad. Qué la sabiduría.
Estoy aprendiendo a decir lo que pienso. Poco a poco, saboreando cada bocado de este plato exquisito que adereza día a día mi existencia. Y cuando lo digo, lo hago con una pasmosa seguridad, como si todas esas palabras, perfectamente coordinadas en frases, estuviesen escritas en mi interior esperando a ser soltadas en el momento preciso. Si, con esa precisión suiza que da en el blanco de mi atacante. ¡Y que me sienta tan bien!
Había leído en alguna parte que hay que pensar lo que se dice y no decir lo que se piensa.
Y he descubierto que tengo principios. Principios donde antes creía que solo había finales.

27 comentarios:

marfer dijo...

Bonita reflexión para el cambio de hora, pero me quedo con esto ya que asi debe ser.
"Solo entonces comprendía que había que decir lo que se piensa después de haber pensado bien lo que se dice."

Laura dijo...

A mi este cambio de hora me repatea las entretelas amigo Marfer...que me quiten una hora de dormir como que no me gusta a mi mucho jjajjaj...
Biquiños!

Arantza G. dijo...

Pensar muy bien lo que se va a decir porque de lo contrario las palabras se convierten en boomerang y te sacuden en toda la cara.
Decir lo que se piensa; bueno, no todo, por lo de la timidez. De esa forma nadie se lleva engaño.
Un besote.

Laura dijo...

Arantza, por supuesto que creo que hay que decir lo que se piensa siempre desde el respeto...pero ya está bien de guardarnos cosas que, a la larga, terminan perjudicándonos por no soltarlas.
Un besote.

VIVIR dijo...

Es una buenisima reflexión... que forma parte además de tu ser...

Me encanta como eres... pero yo de ti pienso a veces ... lo mismo que de José Mercé.... al que quiero escucharlo cantar cuando pasen 2o años en su plena "pureza" (en su retorno a lo puro...) y a ti escucharte todo lo que llevas dentro tan bueno ... también dentro de 20 años....

¿Estaremos para entonces...??? si fuese así y eso espero....

¡quiero escuchar tu sabiduria!

Un beso

Laura dijo...

José Mercé, qué grande ¿verdad Vivir? Mi madre dice que nos parecemos fisicamente jajajj...
Que una persona como tú me diga esas cosas es que me sube la moral hasta yo qué sé donde...uf...
Un beso fuerte Tito Juan!

Adrisol dijo...

creo que hay que pensar y reflexionar antes de decir,para tratar de no equivocarnos!!
y hablan del cambio de hora............aquí ya lo pasamos y ahota volvimos a la normalidad, gracias a Dios!!
un abrazo,reina

Verbo... dijo...

Cuando yo sea grande
quiero ser una de esos sabios.

Para estar en armonía.

Besos.

Liliana G. dijo...

¡Estupendo Laura! Siempre hay que decir lo que se piensa, sin temores, cuidando las palabras... ¡eso te hace libre y auténtica!
Muchos besos.

besandoelcielo aveces dijo...

Me gustó mucho, como todo lo que escribes.
Laura, estás muy linda en esa foto.
Un beso. Ana

Laura dijo...

Adrisol, a veces, por miedo a equivocarme, he pensado tanto lo que decía que terminaba equivocándome de verdad. Ahora voto por serme fiel a mi misma, así también puedo serlo a los demás.
Del cambio de hora ni quiero oir hablar jjajja...loca me tiene, loca jajjajj...
Un beso preciosa.

Verbo, yo también, pero sin discípulos borregueros...jajjaj...
Bessitos miles.

Si Liliana, si, tú me comprendes, es así, por le menos yo me siento muchísimo mejor jjajjaj...como si fuera más delgada jjajja...
Muchos besitos.

Besando el cielo a veces, Ana, qué bonito nombre para que no tengas blog...bienvenida a mi caseta de perra feliz. ¿A que si, a que estoy muy divertida en esa foto? es que quería ver qué había dentro de la cámara jjajjaj...
Muchos besos y vuelve cuando quieras, eres bien recibida.

Angie dijo...

Hay que pensar bien lo que decimos, que luego las palabras no tienen devolucion y podemos arrepentirnos de haberlas dicho, sobre todo, en un caletón...

Besos. Angie.

Arwen dijo...

Es verdad hay que decir lo que se piensa pero pongo una objeción querida amiga...tenemos que sabes si es verdad porque sino podemos hacer muchisimo daño a otras personas...buenisima entrada guapa...besitos tiernoss

merce dijo...

Une tu blog a Xerezfera:la red de blogs de Jerez.Al margen de ideologías o creencias, queremos reunir todos los blogs de nuestra ciudad en un único espacio, para tener mayor visibilidad y protagonismo

http://xerezfera.ning.com/

Alfonso dijo...

Yo era de los que decía lo que había que decir, y de los que hacía lo que no decía, pero luego crecí y un día, aprendí a decir NO, la palabra, tan corta, que más me costaba.
Desde entonces, digo lo que quiero y hago lo que pienso, eso sí: contando hasta diez antes de soltar un exabrupto, porque me conozco...
por cierto, guapisíma en esa foto Laura, para comérsela, ya la he visto en la página de las mascotas de Jerez jeje

Laura dijo...

No Angie, no, se trata precisamente de eso, de no llegar a calentarse, a decir lo que se piensa sin ofender a nadie, pero principalmente a una misma.
Un besote.

Arwen, estoy hablando de decir lo que se piensa con respecto a una misma, a no guardarse las cosas dentro que luego nos afectan a nosotros. En ese caso no inventas nada de nadie, es más o menos como dice Alfonso, aprender a decir que NO. ¿Verdad Alfonso que se siente uno mejor?

Merce, ya me he unido, me parece una bonita iniciativa.

≈ Estrellita ≈ dijo...

(\
(^\ö
.>/     .._.-.-._..
;(/     (_\_|_/_)
     ...(_>(@)<_)
      (_/^|^\_)
       ."—"—"      ../)
       .~Υ~      ö/^)
        ||  )δ(    \<
     ..)δ( || .(__)   . \);
     .(__)..|| .╱╱             
      .╲╲..||..╱╱
       ╲╲||╱╱               
√√√√√√√√√√√√√√√√√√√√√√√
BUENAS NOCHES MI CIELO ESPERO QUE TE ENCUENTRES MUY BIEN , SALUDOS PARA TI Y QUE TENGAS UNA LINDA SEMANA...

Laura dijo...

Estrellita, tú si que eres un cielo.
Linda semana para ti también.

Nerina Thomas dijo...

Buen post Laura. Profundo y muy por sobre todo, liberador.
Cuando sabe por donde camina, la seguridad hace que uno manifieste el sentir y el pensar adecuado. Sobre todo, amorosamente, siempre y cuando pregunten. Sino, es mejor callar.
Y cuando uno sugiere, "sugiere" dije brilla la palabra. Pues sabes, que nada es verdad ni mentira, como dijo aquel poeta:" todo es según del color del cristal con que se mira.
Mil abrazos, te admiro siempre por tus mensajes

Ecasper dijo...

Gracias, pequeña Laura.
Posas igual que Joey, jiji.

Por cierto, me encanta tu rima.
Me encanta.

Angie dijo...

mmm.. no sé yo, no sé yo.. a ver, estoy de acuerdo contigo en que se pueden decir las cosas que pensamos sin ofender a nadie.claro! de hecho, siempre debería ser así! Ser sincero y decir lo que uno piensa no está reñdo con la grosería! Pero, además de pensar esto, sigo pensando que es bueno pensar lo que decimos porque a veces, cuando las decimos sin pensar (sea por calentón, que a veces son inevitables, o no), luego nos damos cuenta de que hemos dicho cosas que realmente no pensamos y entonces,para arrepentirse, puede ser demasiado tarde.

No sé, al menos es lo que yo pienso, y lo digo despues de haberlo pensado, jeje.. :P

Adrisol dijo...

pasa por mi casa que tengo algo para tí!!!!!!!
sin compromiso, por supuesto.
un beso

Sr.Acido dijo...

Muy bonito texto y lo importante que hace pensar. Bueno ahora ya tienes un seguidor más.

Laura dijo...

Nerina, esa es la palabra, liberación.
Un beso enorme preciosa.

Ecasper, a ver cuando nos conocemos Joey y yo jajja...y nos hacemos una foto juntos.

Angie jajjaj...al final terminamos como aquél: ¡Pienso! luego como... jajjaja

Adrisol, ahora me paso.
Un besote.

Sr.Acido, bienvenido...verás cuando cuente mi experiencia ayer con la bicicleta...entre tu vuelta al gimnasio y mi vuelta al mundo (porque se me hizo un mundo el ratito) lo que nos vamos a reir.

yoyoyo dijo...

hay que decir lo que se piensa claro, pero no siempre es incompatible con pensar lo que se dice. Al menos a mi que se me va la fuerza por la boca, me viene bien pensar un pelín

Moncho López dijo...

Hay quien dice que un diplomático es alguien que piensa las cosas dos veces y no dice nada. Para ser diplomático hay que dejar a un lado los sentimientos y encorsetarse lejos de la espontaneidad y la naturalidad. Me alegro por ti.

Laura dijo...

Yoyoyo, totalmente de acuerdo, lo que pasa es que a mi ya no se me va la fuerza por la boca. Cuando hablo sentencio...jjajjaj

Moncho, yo soy muy respetuosa, pero diplomática, en el sentido que tú expones, ya, ni mijita. Yo también me alegro por mi.
Un besote.